Hamigobias en…Veruela y Trasmoz

こんにちは みんなさん!

Tras haber visitado Alquezar y hacer la ruta de las pasarelas, nos picó la curiosidad de seguir haciendo rutas, adecuadas a nuestro nivel físico por lo que buscamos para la siguiente escapada un sitio cercano con una ruta bonita y algo que ver. Hacía no muchos días había estado con mi familia en el Monasterio de Veruela y buscando rutas alrededor, encontramos una ruta circular por Veruela y Trasmoz, así que allí nos dirigimos a finales de abril.

Cuándo: finales de abril, primeros de mayo.

Quienes: A-san, M-san, L-san, V-san y T-san. Además contamos con la colaboración de G-san como hamigobio invitado.

Cómo: coches de V-san y T-san.

Veruela está yendo hacia el Moncayo, cerca de Tarazona (también un sitio que merece la pena visitar) un poco más de una hora y media de viaje desde Zaragoza. El día no amaneció muy despejado, si no que estaba como suele pasar en abril encapotado y de vez en cuando con un poco de lluvia fina. Aun así no nos amilanamos y marchamos de ruta.

Al llegar allí, debido a nuestra inexperiencia nos quedamos un poco parados sin saber bien por donde tirar. El plan inicial era hacer un segundo desayuno y ya comenzar.

La ruta era circular de unos cinco-seis kilómetros, comenzaba en Veruela, llegaba a Trasmoz y luego volvía a Veruela.

Había unas marcas rojas y otras amarillas correspondientes a dos rutas, aunque en principio sólo vimos unas marcas rojas que comenzamos a seguir. Tras ver que esa ruta estaba toda encharcada debido a lo que había estado lloviendo y a la cercanía del río, dimos media vuelta pensando que no podríamos hacerla. Al volver hacia los coches, vimos las marcas amarillas que marcaban la otra ruta y nos decidimos a seguirlas pese a que había empezado a llover. Y menos mal, porque la ruta que habíamos elegido para ese día era la amarilla.

La ruta realmente es un paseo, un camino perfectamente adecuado que sólo hay que seguir para llegar a Trasmoz. Es un paisaje bonito donde a mitad de camino tenemos los restos de un poblado.

Al llegar a Trasmoz atravesamos el pueblo para subir a ver el castillo, donde tienen un museo ambientado en las brujas de Trasmoz. Tras ver el Castillo bajamos para volver a Veruela.

Nosotras llevamos comida de bocadillo y pudimos comer en unas mesas que hay en el paseo que va hasta el Monasterio. No hay mucho por los alrededores así que es mejor llevarse comida si no tienes muy claro algún sitio donde comer. Nosotras sólo vimos un bar/restaurante enfrente del Monasterio donde tomamos café.

Después de comer entramos al Monasterio para hacer la visita. Esperamos a la visita guiada y nos fueron explicando la historia y las diferentes estancias. El Monasterio tiene horario de verano e invierno para las visitas, así que estad pendientes ya que en invierno a las seis aproximadamente cierra. Nosotras tuvimos suerte y ya habían ampliado al horario de verano y pudimos aprovechar un poco más para verlo ya que las tardes ya alargaban.

Cerca también está Borja, por lo que aprovechamos para ver el Ecce Homo y merendar un poco antes de volver a Zaragoza.

Hamigobias en… Alquezar

こんにちは みんなさん!

La siguiente excursión elegida fue Alquezar, nombrado uno de los pueblos más bonitos de España y muy cerca de Zaragoza.

Cuándo: 3 de Abril de 2015

Cómo: con el coche de T-san.

Quienes: A-san, V-san, T-san y M-San

Nosotras solo podíamos ir el día 3 de Abril, que este año coincidía con Viernes Santo, y la primera recomendación es que si vais en festivo, madruguéis.

Cuando llegamos había coches aparcados en todos los sitios imaginables, de hecho nosotras entramos literalmente hasta la plaza de pueblo, porque no había ni un hueco para aparcar. Al final, por azares del destino, encontramos un hueco en el lateral de la carretera, pero seguramente más de uno se tendría que dar la vuelta o aparcar en Adahuesca.

Una vez allí, siguiendo tradiciones, lo primero que hicimos fue nuestro segundo desayuno.

RECOMENDACIÓN: Panadería L’Artica

Está panadería está cerca de la plaza principal del pueblo, y tiene vistas a toda la sierra de guara y la ruta de las pasarelas, si hace buen tiempo en la terraza se está de lujo, y si hace malo, por dentro es muy acogedora también. Tienen cosas muy ricas y podéis comprar dobladillos típicos allí mismo, no son los más baratos, pero están muy buenos.

Con el estómago lleno, fuimos a conocer el pueblo y antes de comer, a ver la Colegiata de Santa Maria (precio: 6e).

Otro consejo muy importante si vais en festivo, reservad para comer al punto de la mañana, nosotras lo pensamos pero no lo hicimos, y fue un fallo muy grande, porque todo estaba lleno, y acabamos comiendo en un bar que bueno…no fue una comida demasiado acertada, A-San todavía se acuerda de los calamares que se pidió para respetar la cuaresma.

Después de comer y tomar café, empezamos con la ruta de las pasarelas, el punto fuerte de Alquezar.

Quizá sea más recomendable hacerla por la mañana que con toda la solana del medio día, pero la verdad que aún a esa hora no se nos hizo nada pesado, hay bastantes zonas de agua y el calor no se hace agobiante.

La ruta no es difícil, pero hay que llevar buen calzado y tener en cuenta que hay zonas que resbalan y partes inestables, así que hay que llevarse deportivas o botas.

Nos costó unas dos horas hacer la ruta tranquilamente parando para ver la cueva, los lagos… a todas nos pareció una ruta preciosa y muy amena.

Lo último fue volver a L’Artica a tomar algo, comprar dobladillos, y despedirnos de Alquezar con ganas de volver a la Sierra de Guara.